LA PERCEPCIÓN DE LOS ALIMENTOS

“El secreto de mantenerse joven es vivir con honestidad, comer lentamente y mentir respecto a la edad.” Lucille Ball (1911-1989) modelo, actriz y productora estadounidense.

 

Según recientes estudios, se ha comprobado que las características de elementos culinarios como cubiertos o vajilla, influyen en nuestra percepción de los alimentos. Para hacer esta afirmación, se han hecho pruebas ciegas, ofreciendo los mismos alimentos servidos en platos de distintos materiales y con cubiertos de plástico, de metal o de madera.

Las conclusiones afirman que incluso otros factores, como el color de los platos, o el material de que se componga la vajilla y su peso, pueden afectar a las percepciones de los consumidores, incluso en aspectos tan curiosos, como la sensación de saciedad.

Los estudios han sido realizados por la Universidad Politécnica de Valencia, y son concordantes con otros, realizados por la Universidad de Oxford en el Reino Unido o el King’s College de Londres.

Algunas de las sensaciones pueden ser impresiones subjetivas, ya que tenemos asociado en nuestro interior que determinadas comidas se sirven con cubiertos de plástico, por ejemplo en las comidas a bordo de aviones o los aperitivos servidos por empresas de catering. Si usamos una cucharilla de plástico, se asocia a comida rápida mientras que si tomamos algún alimento con cuchara de plata, lo asociamos a alimentos de calidad.

Pero dejando de lado las sensaciones, se ha comprobado que el mismo yogur, era mejor valorado si se tomaba con un cubierto metálico que si se probaba con otro de plástico con acabado metálico para que no se notara a priori cuál era cuál.

En cuanto a la sensación de estar saciados, se comprobó sirviendo la misma cantidad de alimentos en dos platos de diferente peso, y se pudo ver que aquellos que lo habían comido en los platos más pesados, la sentían antes.

Asimismo se verificó que el color de los platos, también afecta a la percepción de los sabores, comprobándose que un mismo postre parecía más dulce si se servía sobre platos blancos que en platos de color.

En conclusión, estos estudios demuestran que nuestra percepción de los alimentos, depende de numerosos factores que pueden condicionar el sabor que apreciemos, un dato que sin duda, tienen cada vez más en cuenta los profesionales de la restauración o los dietistas más cotizados.

http://latiendadelamesa.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *