¿ANTIOXIDANTES AFRODISÍACOS?

“¿Qué es nuestra imaginación comparada con la de un niño que intenta hacer un ferrocarril con espárragos?” Jules Renard (1864-1910) escritor, dramaturgo y crítico literario francés.

Se acerca en España la temporada del espárrago, un alimento demonizado y adorado a la vez dependiendo del momento histórico pero con unas propiedades muy saludables…

Consumidos desde la antigüedad, los espárragos son originarios de la región mesopotámica de Asia, de las cuencas de los ríos Tigris y Éufrates. De allí llegaron a Egipto, Grecia e Italia, donde fueron consumidos por los antiguos egipcios y griegos, quienes los utilizaban además como ofrenda a sus dioses.

Los romanos popularizaron su consumo por sus excelentes cualidades organolépticas y sus propiedades terapéuticas. Incluso hay una receta para cocinar espárragos en el libro de recetas más antiguo que se conserva, “De re coquinaria”, (libro III) escrito por Apicio en el siglo III.

Durante el Renacimiento, los espárragos fueron promocionados como un afrodisíaco y prohibidos en las mesas de la mayoría de los conventos…..

A partir del siglo XVIII, el espárrago se convirtió en la verdura preferida por la burguesía, aunque hasta el siglo XIX sólo se consumía el espárrago verde. Actualmente se comercializa en dos variedades: verde y blanca. Su cultivo se reduce a regiones templadas, aunque los principales países productores son Italia, Francia, España, Grecia y
Alemania.

El espárrago está compuesto en un 90% de agua, es bajo en calorías (apenas 18 cada 100 g) y rico en fibra, por lo que es aconsejable para
las dietas de adelgazamiento. Contiene gran cantidad de vitamina A
(beta-caroteno), C, E y en menor cantidad vitaminas del grupo B como B1, B2, B3 y B6. Contiene buenas cantidades de potasio, fósforo, calcio y magnesio. Está considerado además un gran antioxidante.

Desde el principio fue cultivado con propósitos medicinales, como un remedio natural para limpiar la sangre y con propiedades diuréticas por su gran cantidad de potasio. Es ideal contra la retención de líquidos y muy bueno para el sistema nervioso ya que contribuye a fortalecer la mente gracias a la vitamina B.

Un alimento muy nuestro, que da mucho juego en la cocina ya que se pueden comer crudos, cocidos al vapor, hechos a la parrilla, asados o incorporarlos en guisos y salsas.

http://latiendadelamesa.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *