CURIOSIDADES GASTRONÓMICAS

“El mundo entero tiene más o menos tres vasos de vino de retraso”. Humphrey Bogart (1899-1957) actor de cine y teatro estadounidense.

A lo largo de los siglos, las culturas dominantes han tenido sus peculiaridades en cuanto a modas y gustos se refiere. Nuestra antigüedad clásica (Grecia y Roma) llegó a refinamientos gastronómicos ignorados incluso por Occidente.
En el ámbito de las bebidas, por ejemplo, nuestros antepasados centraban su atención básicamente en el vino y aunque en aquellos tiempos no tenían la pureza con que hoy se presentan en el mercado, ya se puede decir que existían “denominaciones de origen” (Corintho, Rodas…).
Aquellas bebidas eran fermentos de uva, a los que añadían miel, mirra, o hierbas aromáticas. Dulces y calientes, eran brebajes dionisíacos utilizados para las celebraciones tanto sagradas como profanas.

Con la caída del Imperio Romano y la invasión de los bárbaros, toda Europa sufrió un cierto retroceso cultural, que también afectó al desarrollo culinario; es entonces, cuando en nuestro suelo ibérico se establecen los musulmanes. Se intensifica el comercio de especias, a las que tan aficionados habían sido los árabes preislámicos, enriqueciendo la gastronomía andalusí hasta niveles desconocidos. De este modo, nuestra cocina supera en calidad a la persa y bizantina, que eran las imperantes de la época. El tono vital de aquellas sociedades y el floreciente comercio, trajeron productos como la mostaza, el jengibre, la canela, la nuez moscada, el clavo, el cardamomo, el comino, el azafrán, etc.

Uno de los innumerables vocablos heredados de la cultura andalusí es la palabra sorbete (del árabe sherbet), y es que en los largos y calurosos veranos de Al-Andalus, se mitigaban los rigores del sol con esencias de flores y frutos mezclados con agua fría o con hielo.

http://www.latiendadelamesa.com/

http://www.comprarespecias.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *